Seguidores

viernes, 7 de octubre de 2011

Sí, así es, como lo pensabas. Si te consuela saberlo: no estas loca, simplemente estas siendo saboteada. Porque mientras algunos alardean con sus poderes de adivinación, a vos se te caga de risa la entidad a la que solías agradecer todas las noches.
Pero lo tomo con fanta... Vamos, no me digas que no te seduce la idea de tu vida como una simple broma. Es gracioso el hecho de imaginar al tipo que vive en las nubes riéndose de la próxima peripecia que me tiene preparada.
En algún momento me sentí identificada con Harold Crick, el principal de "Stranger than fiction", intentando descubrir si esto es un drama o una comedia. Pero ya me siento mejor, y mi optimismo hasta me incita a mirar para arriba sonriendo y pensar "Ja ja, ¡vos sos un hijo de puta!".

Una vez te pedí un hombre y me regalaste al más hijo de puta. Entonces aprendí que tengo que tener cuidado con lo que deseo.
Decidí intentar de nuevo, pidiéndote esta vez a un hombre que me ame y me regalaste a los mas indeseables que podría haber conocido. Así fue como aprendí que las palabras son poderosas y que si no aprendo a usarlas puedo crear mal entendidos.
Por último, junté un día las manos y te pedí un hombre que me quisiera al que yo también pudiera querer. Poco a poco los hombres aparecieron pero las circunstancias hicieron de los malditos encuentros las malditas cosas mas difíciles de concretar.

Quizá mi vida es una comedia porque aprendí la lección mas valiosa: que de las tranzas se encargue el diablo, que del amor se encargue cupido, y del destino... mejor que se encargue el destino.

MB.

No hay comentarios:

Publicar un comentario