Seguidores

martes, 19 de junio de 2012

Así que empezaste a hablar de camisas, y la tuya, era muy bonita.
Y cuando tu manos comenzaron a recorrerla, entonces yo empece a imaginarte sin ella.
Y si tu voz no hubiese intervenido, habría llegado hasta el cinturón de cuero.
Esa, grave, que me devuelve a tus ojos, cada vez que en mi imaginación me pierdo
no cuenta con que lejos de ser mi guía, es la maldita que me invita al deseo.

3 comentarios:

  1. Resultados sexuales...

    (no viene al caso, pero mientras lo leía me acordaba de eso).

    ResponderEliminar
  2. Chicos, dedicado a mi profe de Sociedad y estado ajajaja ♥

    ResponderEliminar